Saltar al contenido

Concavidad y Convexidad en Nassim Taleb

Voy a retomar el blog (probablemente lo abandone próximamente otra vez) y por ahí me han dicho que hable sobre concavidad y convexidad según Nassim Taleb. También me han dicho que hable sobre lo que me salga del rabo para que no me canse y lo deje, pero meh. En cualquier caso, soy muy talebiano y el tema me gusta así que vamos a probar.

Otro disclaimer inicial sobre el blog en general: Todo apunta a que voy a ir un poco a lo loco, sin SEO ni estudiar gran cosa. Ya me como bastante la cabeza con el SEO como para hacerlo también aquí. Vamos a ir un poco random tanto en publicación como a la hora de hacer los contenidos, así que si quieres estar al tanto déjame tu email en la newsletter para ir avisándote. Y si no hay newsletter pues yo qué sé.

Al lío.

Pasan cosas

Antes de explicar qué es la concavidad y la convexidad hay que entender que en el mundo pasan cosas. Esto puede que te folle la mente pero es así. Pasan cosas. La mayoría de gente que tiene voz en algún lado suele tener una visión de la realidad estática, pero el mundo es dinámico. El fontanero esto lo entiende a la primera, pero la gente que pasa por la universidad suele acabar incapacitado para entender esto.

La movida de Malthus. Ya sabes. Que la gente que va a caballo por Londres aumente de la hostia no significa que en unos años estemos de mierda hasta las rodillas, porque pasan cosas. Por ejemplo, que se invente el coche.

Adaptado al día de hoy: Que se esté acabando el petróleo no significa que vayamos a colapsar en unos años. Porque pasan cosas. Porque se inventan carburadores más eficientes. Porque se inventan coches eléctricos.

Ya me entiendes.

¿Las cosas que pasan son buenas o malas?

Aclarado que en el mundo real pasan cosas (tiene huevos que haya que aclarar esto), tenemos que ver si nos van a afectar positiva o negativamente. Si es que nos afectan, claro.

Por supuesto, lo bueno y lo malo no es igual para todo el mundo. Si tienes acciones de constructoras en 2007, cuando pasen cosas (como la explosión de una burbuja inmobiliaria), te van a afectar negativamente. Si tienes opciones PUT de constructoras, cuando pase esa misma cosa, pues te afectará positivamente. Si no tienes ni lo uno ni lo otro, pues te vas a joder porque viene una recesión pero no te afecta el asunto este directamente.

Guay.

Ahora viene la movida: No sabemos qué va a pasar. En algunos casos, podemos esperar que pasen ciertas cosas dentro de un rango de probabilidades, pero hay cosas que se escapan de nuestro cálculo… Y aun así pueden pasar. O sea, hay casos en los que no sabemos lo que no sabemos. Porque el mundo es complejo.

O sea, que no sabes lo que va a pasar y, por tanto, no sabes si te va a afectar negativa o positivamente.

Entonces… ¿Cómo actuamos si no sabemos si la estamos cagando o no?

Buscando convexidad

Vamos ya al asunto. La convexidad y la concavidad. Echa un ojo a esta imagen.

Concavidad y convexidad en nassim taleb

Ya está explicado por el propio Taleb en la imagen PERO aun así voy a explicarlo yo también porque he leído a algunos SEOs que sumar palabras tontamente en los artículos es bueno para aparecer primero en Google.

El asunto es fácil: La imagen de la izquierda es convexa y la de la derecha es cóncava. La convexidad y la concavidad suponen una asimetría entre la ganancia y la pérdida que implica un suceso. Si hablamos de convexidad, hablamos de asimetría positiva (o sea, que juega a tu favor). Si hablamos de concavidad, lo contrario.

O SEA: Si estás en un escenario convexo, estás en una posición en la que, si el suceso te afecta positivamente, ganarás más de lo que puedes perder si el suceso te afecta negativamente. En el caso de un escenario cóncavo, estás en la situación contraria. Llevándolo al extremo, en un escenario convexo tienes pérdidas limitadas y ganancias ilimitadas, y en un escenario cóncavo, lo contrario.

Vamos a volver al caso de las acciones y las opciones PUT de las constructoras (por cierto, una opción PUT sobre una acción es un derecho a vender una acción a un precio fijado en un momento futuro a cambio de una prima. Es decir, si tengo una opción PUT frente a ti para venderte OHL a 25€ y la cotización de OHL pasa de 30€ a 6€, yo puedo ir al mercado, comprar las acciones a 6€ y vendértelas a 25€, quedándome con los 19€ de diferencia menos la prima que hubiese pagado).

En el caso de comprar acciones de OHL allá 2007, el suceso que no he sido capaz de prever (la explosión de la burbuja inmobiliaria) me afecta negativamente. Estaba en un escenario cóncavo. La potencial revalorización de las acciones difícilmente iba a compensar ese riesgo que (para mí) estaba oculto (difícilmente iba a multiplicar por 6, que es por lo que se dividió el precio de la acción).

Es decir, tenía más que perder que ganar.

Por otro lado, está el caso de la compra de la opción PUT. En ese caso, tengo las pérdidas limitadas a la prima que pague por la opción. Me estoy poniendo corto (apostando a que va a caer) sin que pierda mucho si me equivoco y el precio sigue subiendo, porque no tengo la obligación de vender la acción, solo tengo el derecho. Sin embargo, si cae, los beneficios sí son x6. Estoy en un escenario convexo.

Es decir, tengo más que ganar que perder.

Me la suda, no invierto. Pa qué me vale esto

Explicar la convexidad y la concavidad desde el punto de vista de la inversión está guay porque se ve bastante claro. Pero esta idea se puede aplicar en muchos más ámbitos. De hecho, sus aplicaciones se pueden dar en prácticamente en cualquier ámbito de la vida.

Por ejemplo, ¿es mejor alquilar o comprar una vivienda? Alquilar es un escenario convexo, porque si te equivocas no tienes más coste que la prima que has pagado (la fianza y el pago de ese mes). Comprar una vivienda es un escenario cóncavo, porque si te equivocas tienes una hipoteca en la mochila (por lo general).

¿Es mejor montar una única web y trabajarla un montón o un montón de webs con poco trabajo? Montar muchas con poco trabajo tiene un coste bajo y conocido y potencialmente un gran beneficio, porque si montas una docena, una o dos tirarán para arriba y compensarán todo lo demás. Si montas una única y le metes muchos recursos y resulta que te has equivocado al elegir el nicho, pues vas a perder más de lo que vas a ganar.

¿Es mejor que el Estado decida qué estudian TODOS los niños o que cada familia pueda decidir? Si el Estado decide y se equivoca, la pérdida (el daño) es enorme. Si cada familia decide puede que muchas se equivoquen, pero, en agregado, el riesgo es menor, porque muchas acertarán.

Ojo a esto último: Si el Estado acertase, sería la polla, porque todos tendrían una educación genial. La ganancia sería muy alta frente a la opción de que cada familia decida qué estudian sus críos. Ahora, ¿compensa el riesgo?

Volvemos a lo del principio: Los fontaneros saben que no (quizá sin poder explicar por qué, pero lo saben). Los expertos no es que crean que sí compensa asumir el riesgo, es que no ven el riesgo. Porque tienen una visión estática del mundo.

Porque se les escapa que en el mundo pasan cosas.